Portal Paula

Encuesta

El método de la encuesta consiste en interrogar, preguntar sobre sucesos pasados, presentes o futuros, a un conjunto de personas. Dentro del método de la encuesta, existen dos técnicas fundamentales, que son el cuestionario y la entrevista. En este apartado nos centraremos en el cuestionario.

En primer lugar hay que tener en cuenta que, como el lenguaje, este método no está libre de sesgo y, por lo tanto, todo puede ser fuente de interferencias o distorsiones. Los resultados estarán condicionados por la forma, el contenido, el orden, la manera en que se presente, etc. Por lo tanto, lo único que puede controlar la persona investigadora es el modo con el que interroga, ya que no puede controlar lo que piensa o siente la persona encuestada.

Algunas de las preguntas que surgen a la hora de realizar una encuesta son: ¿a cuántas personas tengo que encuestar? y ¿las personas escogidas serán representativas de la población que quiero estudiar? El conjunto de técnicas que responde a estas preguntas se denomina muestreo. Podéis revisar qué consideraciones hay que tener en cuenta para definir la muestra en este enlace. Aquí nos centraremos en qué pasos hay que seguir para elaborar el cuestionario.

Procedimientos:

    1. Fase cualitativa (fase previa): Suele consistir en una o varias entrevistas a un conjunto de personas de las que queremos obtener la información. Permite acotar el lenguaje que utilizaremos y a la vez determinar qué es lo que buscamos. Se puede prescindir de esta fase previa si la temática ya ha sido estudiada previamente, el vocabulario ya es conocido y existen otros estudios que nos permiten plantear hipótesis. La idea es que cuanto más se reflexione sobre la construcción del cuestionario, más calidad obtendremos en los resultados y las conclusiones.
    2. Debemos refrenar los impulsos de redactar las preguntas inmediatamente y decidir primero qué es lo que queremos conocer y cómo lo transformaremos en unas preguntas para ser respondidas. Una vez las tengamos, tendremos que volver a cuestionarnos por qué formulamos cada una de las preguntas.
    3. Crear un árbol conceptual que plasme las temáticas que se tratarán en el cuestionario. Éste establece los límites del circuito que recorrerá la persona encuestada, y los que tiene la persona que lo confecciona.
    4. Antes de formular las preguntas concretas, hay que decidir cómo se distribuirá el cuestionario. Por correo, por internet, en persona, etc. Ello condiciona en cierto modo las preguntas que formulamos, la longitud, el formato, etc.
    5. Formular las preguntas.
      • Utilizar un lenguaje que todas las personas encuestadas entiendan.
      • Cada pregunta debe reflejar sólo una idea.
      • Se debe redactar de forma clara, precisa e inequívoca. Frases elementales, lenguaje sencillo y expresión clara.
      • Preguntar sólo sobre lo que queremos averiguar.
      • Redactar las preguntas de forma personal y directa.

Consideraciones:

    1. Respecto al contenido:
      • Preguntas de conducta. Hay que evaluar si pueden generar reticencias en la persona encuestada.
      • Preguntas de información (el conocimiento que se tiene).
      • Preguntas de disposición y actitud.
    2. Respecto a la forma de las preguntas:
      • De respuesta abierta: La persona encuestada tiene libertad para responder lo que quiera.
          – Se pueden simplificar las preguntas abiertas si, mediante estudios previos, se analizan las respuestas para poder generar las opciones de una pregunta cerrada.
          – Dan información más detallada, necesitan menos esfuerzo para formularlas y no generan reactancia. Por el contrario, la interpretación y el análisis son más complejos.
      • De respuesta cerrada: La persona encuestada debe ceñirse a las opciones que se dan. Existen cuatro tipos de preguntas cerradas, que son:
          – Con lista de alternativas. Es importante que incluyan todas las posibles respuestas.
          – De preferencias. Se pide que se ordenen las opciones elegidas en función de la preferencia, por lo que da información sobre las opciones elegidas y la preferencia de cada una.
          – Escalas de estimación o evaluación. Permiten obtener datos cuantitativos sobre el posicionamiento de la persona respecto a la cuestión.
          – Dicotómicas. Ofrecen dos opciones de respuesta a la persona encuestrada.

Otro tipo de pregunta son las preguntas filtro, que sirven para descartar o incluir a la persona encuestada en las respuestas de preguntas posteriores. Permite crear subgrupos dentro del grupo principal.

Aplicaciones:

Este método requiere que las personas se expresen y, por lo tanto, será adecuado usarlo cuando se pretenda obtener información sobre pensamientos, sentimientos, emociones, actos y comportamientos, creencias, actitudes, etc.

Algunos ejemplos:

Para saber más:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

 

La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

El Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas incluye, en su meta 4.7, como propósito de aquí a 2030:

Garantizar que todo el alumnado adquiera los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y noviolencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.

Nuestros gobiernos han suscrito este acuerdo internacional y, por lo tanto, se comprometen a darle cumplimiento.


Una iniciativa de:

 

 

Powered by Warp Theme Framework