Portal Paula

Historia de la filosofía

La filosofía del bachillerato debe ser una actividad reflexiva individual y colectiva de los alumnos sobre preguntas significativas que les conciernen.

(…)

Con el estudio y desarrollo de esta actividad filosófica, a través del estudio de esta materia los alumnos y alumnas deben aumentar su capacidad de preguntar para aprender a definir los problemas científicos y filosóficos, elaborando preguntas interesantes, significativas, pertinentes, relevantes y eficaces.

(…)

La función de la materia de Historia de la filosofía en el bachillerato debe consistir en perfeccionar la actividad filosófica espontánea que realizan todos los seres humanos, ayudando a los alumnos a desarrollar un conjunto de destrezas cognitivas y metacognitivas de carácter lógico-linguístico, que son las herramientas imprescindibles de la filosofía como actividad reflexiva.

La materia recorre la historia de la filosofía occidental entorno a los cuatro grandes complejos problemáticos en los que pueden agruparse las preguntas formuladas en el pasado: el ser humano, el conocimiento humano, la acción humana, y la sociedad y el Estado. ¿Qué podemos aprender de ellos que nos sea útil en nuestro contexto social?

OBJETIVOS

La materia se orienta al desarrollo de las siguientes capacidades:1. Reconocer y comprender el significado y la trascendencia de las cuestiones que han ocupado permanentemente a la filosofía, situándolas adecuadamente en el contexto de cada época, entendiendo su vinculación con otras manifestaciones de la actividad humana y valorando la capacidad de reflexión personal y colectiva para acercarse a problemas filosóficos, éticos, sociales y humanísticos.2. Leer de modo comprensivo y crítico textos filosóficos de distintos autores, compararlos y valorar la importancia del dialogo racional como medio de aproximación a la verdad.

3. Desarrollar y consolidar una actitud crítica ante opiniones contrapuestas a partir de la comprensión de la relación que se da entre teorías y corrientes filosóficas que se han sucedido a lo largo de la historia, analizando la semejanza y diferencias en el modo de plantear los problemas y soluciones propuestas.

4. Conocer y valorar diversos métodos de conocimiento e investigación para construir un método personal de elaboración del conocimiento y de autoaprendizaje, basado en el rigor intelectual en el análisis de los problemas, la libre expresión de las ideas y el diálogo racional frente a toda forma de dogmatismo.

5. Exponer correctamente, de modo oral y escrito, el pensamiento filosófico de los autores estudiados y tomar conciencia de que un punto de vista personal y coherente sólo puede alcanzarse a través del análisis y la comprensión de las ideas mas relevantes de nuestro acervo cultural, aun de las más dispares y antagónicas.

6. Apreciar la capacidad de la razón para regular la acción humana individual y colectiva a través del conocimiento y análisis de las principales teorías éticas y de las diversas teorías de la sociedad, el Estado y la ciudadanía elaboradas a lo largo de la historia, y consolidar la propia competencia social y ciudadana como resultado de los compromisos cívicos asumidos a partir de la reflexión ética.

7. Enjuiciar críticamente las conceptualizaciones de carácter excluyente o discriminatorio que han formado parte del discurso filosófico, como el androcentrismo, el etnocentrismo u otras.

Los contenidos se presentan organizados cronológicamente en cuatro periodos históricos: filosofía antigua (Sócrates, Platón, Aristóteles), medieval (Agustín de Hipona, Tomás de Aquino), moderna (Descartes, Locke, Hume, Kant) y contemporánea (Marx, Nietzsche, otras corrientes filosóficas del siglo XX y filosofía española). El enfoque y objetivos de la materia permite que en su tratamiento se introduzcan en cada bloque cuestiones clave de la ciudadanía global, que vinculen las diferentes corrientes de pensamiento con posiciones morales y problemáticas actuales[1]:

  • Valores universales. El relativismo moral de los sofistas. El universalismo moral socrático-platónico. La felicidad como orden en Platón. El concepto de simpatía en Hume. La banalidad del mal en Hanna Arendt. Relativismo cultural y noción de verdad. La ética ecológica.
  • Retos globales. Las sociedades injustas en Aristóteles. Los conceptos de paz, guerra y dignidad humana en la filosofía medieval cristiana y árabe. La fundamentación de la guerra justa en los pensamientos de Agustín de Hipona y Tomás de Aquino. Kant y el irenismo. Progreso económico y progreso social en los pensadores de la Ilustración. Maquiavelo y la justificación de la violencia del Estado. El materialismo en las sociedades actuales. Avances tecnológicos y principio de responsabilidad en Hans Jonas. El concepto de violencia en Foucault, Marx, Arendt…
  • Pertenencia a la comunidad global. Relaciones interculturales entre filósofos del Mediterráneo. La noción de ciudadanía global.
  • Acción y transformación. El discurso sobre la desigualdad de género en la Ilustración. El concepto de acción política en Habermas.

Los criterios de evaluación mantienen la coherencia con los planteamientos anteriores, pero se dedican principalmente a las capacidades que el alumnado deberá poner en práctica en las pruebas de acceso a la universidad:

  • La comprensión de los textos y la rigurosidad metodológica en su análisis.
  •  La capacidad de relacionar con su contexto sociocultural e histórico-filosófico las respuestas elaboradas por autores en el pasado.
  • La capacidad de integrar las respuestas elaboradas en diferentes épocas y de relacionar textos de diferentes épocas y autores, de forma que se manifieste una comprensión sistemática de la filosofía.
  • La capacidad de enjuiciar críticamente un texto filosófico.

Finalmente, un último criterio refuerza la orientación de la materia hacia valores universales:

Criterios de evaluación:

9. Analizar críticamente las conceptualizaciones de carácter excluyente y discriminatorio que aparecen en el discurso filosófico de distintas épocas históricas, señalando su vinculación con otros planteamientos sociales y culturales propios de la época.

Este criterio trata de valorar la comprensión del carácter limitado de todas las respuestas dadas a lo largo de la historia, y sus limitaciones vinculadas a los condiciones sociales, culturales, etc., propias de cada época.

APUNTES DIDÁCTICOS

Las actividades son comunes a la materia de Filosofía y ciudadanía, basadas en el comentario, disertación, argumentación y diálogo. Algunos criterios de evaluación especifican las actividades para desarrollar estos contenidos procedimentales:

Criterios de evaluación:

7. Elaborar pequeños trabajos sobre algún aspecto o pregunta de la historia del pensamiento filosófico, exponiendo de modo claro y ordenado las grandes líneas de los filósofos relacionadas con el mismo, y que se han estudiado de modo analítico.

Este criterio trata de valorar la comprensión de los grandes complejos problemáticos planteados a lo largo de las distintas épocas, así como la capacidad de síntesis para relacionar respuestas de distintas épocas y autores relacionados con el citado problema.

8. Participar en debates o exponer por escrito la opinión acerca de algún problema filosófico del presente que suscite el interés de los alumnos, aportando sus propias reflexiones y relacionándolas con otras posiciones de épocas pasadas previamente estudiadas.

Con este criterio se trata de valorar la capacidad de expresión y de utilización de los términos adecuados por parte del alumno al participar en diversas formas en un debate filosófico de actualidad, así como su asimilación de los contenidos filosóficos históricos y su vinculación con los problemas actuales.


[1] Los temas que se presentan a continuación han sido tomados del documento producido por el grupo de trabajo Recerca per a la pau des de Filosofia de batxillerat (http://recercapau.ub.edu), de próxima publicación. Más información:

Deja un comentario