Portal Paula

Educación para la ciudadanía

La educación para la ciudadanía, iniciada como área curricular en el tercer ciclo de Primaria, se mantiene durante la Educación Secundaria Obligatoria, dando lugar a dos materias: Educación para la ciudadanía y los derechos humanos (con un currículum común para los tres primeros cursos de la etapa) y Educación ético-cívica (en cuarto curso). Ambas materias tienen en común:

  • la reflexión sobre la persona y las relaciones interpersonales;
  • el conocimiento y reflexión sobre los derechos humanos, “desde la perspectiva de su carácter histórico, favoreciendo que el alumnado valore que no están garantizados, sino que es posible su avance o retroceso en función del contexto”;
  • y sobre las características y problemas fundamentales de las sociedades y del mundo global actuales.

En el currículo, predomina el uso del término ciudadanía democrática para caracterizar el objeto de la materia. Así, basándose en la Constitución española, la materia se orienta específicamente al aprendizaje de los valores democráticos y la participación, a fin de preparar a las personas para el ejercicio de la ciudadanía activa.

Se consideran valores democráticos los que aparecen recogidos en la Constitución (artículos 1.1. y 14; se cita además el artículo 27.2. que obliga al Estado a educar en estos valores), que se interpretan según lo establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Además, el currículum se fundamenta en los tratados y acuerdos internacionales suscritos por España en relación a la educación para la ciudadanía.

En el currículo, se hace uso también del término ciudadanía global. Esta dimensión de nuestra realidad está presente en todos los bloques de contenido, mereciendo además un bloque específico en cada curso y un objetivo explícito:
objetivos.JPG

11. Reconocerse miembros de una ciudadanía global. Mostrar respeto crítico por las costumbres y modos de vida de poblaciones distintas a la propia y manifestar comportamientos solidarios con las personas y colectivos desfavorecidos.

Por otra parte, la legislación ampara también la práctica de una educación crítica y transformadora. Así, la formación de una ciudadanía crítica se considera sustancial a la materia y, como tal, se recoge como contenido común de ambas materias y se traduce en unos objetivos en los que abundan los verbos que sustentan el desarrollo de esta capacidad: reconocer, identificar, analizar y valorar.
comillas.JPG

“(…) estos contenidos no se presentan de modo cerrado y definitivo, porque un elemento sustancial de la educación cívica es la reflexión encaminada a fortalecer la autonomía de alumnos y alumnas para analizar, valorar y decidir desde la confianza en sí mismos, contribuyendo a que construyan un pensamiento y un proyecto de vida propios”.

En uno de los objetivos se afirma que las situaciones de injusticia y discriminación por razón de sexo, origen, creencias, diferencias sociales, orientación afectivo-sexual o de cualquier otro tipo, no sólo son una vulneración de la dignidad humana, sino que perturban la convivencia:
objetivos.JPG

5. Identificar la pluralidad de las sociedades actuales reconociendo la diversidad como enriquecedora de la convivencia y defender la igualdad de derechos y oportunidades de todas las personas, rechazando las situaciones de injusticia y las discriminaciones existentes por razón de sexo, origen, creencias, diferencias sociales, orientación afectivo-sexual o de cualquier otro tipo, como una vulneración de la dignidad humana y causa perturbadora de la convivencia.

Ante estas situaciones y otras formas de violencia presentes en nuestra realidad globalizada, son necesarios el compromiso y la participación activa de la ciudadanía “como medio para lograr un mundo más justo”:
objetivos.JPG

10. Conocer las causas que provocan la violación de los derechos humanos, la pobreza y la desigualdad, así como la relación entre los conflictos armados y el subdesarrollo, valorar las acciones encaminadas a la consecución de la paz y la seguridad y la participación activa como medio para lograr un mundo más justo.

En el último curso, se incluye un bloque de contenidos dedicado a la igualdad entre hombres y mujeres, en el que se plantea abiertamente la lucha contra la discriminación y se plantean alternativas, siendo una oportunidad idónea para profundizar en la educación para la transformación social.

En cualquier caso, los objetivos de crítica y transformación se aplican a toda la etapa y se traducen en contenidos y criterios de evaluación específicos para cada curso.

Objetivos:

Estos planteamientos generales se trasladan a los objetivos, que identifican las capacidades a desarrollar con esta materia:
objetivos.JPG

1. Reconocer la condición humana en su dimensión individual y social, aceptando la propia identidad, las características y experiencias personales respetando las diferencias con los otros y desarrollando la autoestima.

2. Desarrollar y expresar los sentimientos y las emociones, así como las habilidades comunicativas y sociales que permiten participar en actividades de grupo con actitud solidaria y tolerante, utilizando el diálogo y la mediación para abordar los conflictos.

3. Desarrollar la iniciativa personal asumiendo responsabilidades y practicar formas de convivencia y participación basadas en el respeto, la cooperación y el rechazo a la violencia, a los estereotipos y prejuicios.

4. Conocer, asumir y valorar positivamente los derechos y obligaciones que se derivan de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de la Constitución Española, identificando los valores que los fundamentan, aceptándolos como criterios para valorar éticamente las conductas personales y colectivas y las realidades sociales.

5. Identificar la pluralidad de las sociedades actuales reconociendo la diversidad como enriquecedora de la convivencia y defender la igualdad de derechos y oportunidades de todas las personas, rechazando las situaciones de injusticia y las discriminaciones existentes por razón de sexo, origen, creencias, diferencias sociales, orientación afectivo-sexual o de cualquier otro tipo, como una vulneración de la dignidad humana y causa perturbadora de la convivencia.

6. Reconocer los derechos de las mujeres, valorar la diferencia de sexos y la igualdad de derechos entre ellos y rechazar los estereotipos y prejuicios que supongan discriminación entre hombres y mujeres.

7. Conocer y apreciar los principios que fundamentan los sistemas democráticos y el funcionamiento del Estado español y de la Unión Europea, tomando conciencia del patrimonio común y de la diversidad social y cultural.

8. Conocer los fundamentos del modo de vida democrático y aprender a obrar de acuerdo con ellos en los diferentes ámbitos de convivencia. Asumir los deberes ciudadanos en el mantenimiento de los bienes comunes y el papel del Estado como garante de los servicios públicos.

9. Valorar la importancia de la participación en la vida política u otras formas de participación ciudadana, como la cooperación, el asociacionismo y el voluntariado.

10. Conocer las causas que provocan la violación de los derechos humanos, la pobreza y la desigualdad, así como la relación entre los conflictos armados y el subdesarrollo, valorar las acciones encaminadas a la consecución de la paz y la seguridad y la participación activa como medio para lograr un mundo más justo.

11. Reconocerse miembros de una ciudadanía global. Mostrar respeto crítico por las costumbres y modos de vida de poblaciones distintas a la propia y manifestar comportamientos solidarios con las personas y colectivos desfavorecidos.

12. Identificar y analizar las principales teorías éticas, reconocer los principales conflictos sociales y morales del mundo actual y desarrollar una actitud crítica ante los modelos que se trasmiten a través de los medios de comunicación.

13. Adquirir un pensamiento crítico, desarrollar un criterio propio y habilidades para defender sus posiciones en debates, a través de la argumentación documentada y razonada, así como valorar las razones y argumentos de los otros.

Los bloques de contenido se estructuran desde lo personal y más próximo, a lo global y más general. El bloque de contenidos comunes recoge los procedimientos, habilidades sociales y actitudes necesarias para la convivencia y la ciudadanía democrática.

Educación para la ciudadanía y los derechos humanos

  1. Contenidos comunes: se orientan a las capacidades para la reflexión y la participación (diálogo, debate, respeto a la diversidad personal y cultural, juicio crítico…)
  2. Relaciones interpersonales y participación: dignidad personal, igualdad de derechos, diversidad, no discriminación, solidaridad, participación y representación, compromiso…
  3. Deberes y derechos ciudadanos: principios recogidos en convenciones internacionales, reconocimiento de la vulneración de derechos humanos, tribunales que los protegen…
  4. Sociedades democráticas del siglo XXI: diversidad social, funcionamiento de los estados democráticos, servicios públicos, responsabilidad de las administraciones, deberes de la ciudadanía, …
  5. Ciudadanía en un mundo global: desigualdad, globalización e interdependencia, conflictos, organismos internacionales…
Educación ético-cívica

  1. Contenidos comunes: saber razonar y argumentar, evaluar críticamente la información de los medios de comunicación, actitudes de tolerancia, diálogo, paz, solidaridad…
  2. Identidad y alteridad: identidad personal, libertad, responsabilidad, educación afectivo-emocional…
  3. Teorías éticas, los derechos humanos: diferentes formulaciones de los derechos humanos.
  4. Ética y política: democracia, valores constitucionales, fundamentos éticos y jurídicos del sistema democrático…
  5. Problemas sociales del mundo actual: problemas y dilemas morales desde la perspectiva de los derechos humanos (globalización, desarrollo, conflictos armados, paz, cooperación…).
  6. Igualdad entre hombres y mujeres: en la familia, en el mundo laboral, lucha por los derechos de los mujeres, causas de la discriminación, alternativas…

Metodologías y recursos:

El currículo plantea que el centro es el primer espacio de convivencia y práctica de la democracia y la participación ciudadana, por lo que la organización del centro y la creación de un clima de convivencia contribuirían a los objetivos de la materia y la etapa. Además, en varios momentos se hace referencia a la participación en el entorno, como contenido y criterio de evaluación de la materia.

Por otra parte, en la materia destacan dos contenidos procedimentales que sería necesario priorizar en las propuestas didácticas: la realización de debates y, en relación al pensamiento crítico, el contraste entre fuentes de información diversa.

Es recurrente también la alusión al trabajo sobre cuestiones de actualidad y, en general, los medios de comunicación: su poder en el contexto de la globalización, perspectiva crítica sobre la información que proporcionan, etc.

Educación para la ciudadanía y los derechos humanosEducación ético-cívica

Deja un comentario