Portal Paula

Infantil

La Educación infantil tiene carácter voluntario y atiende a niñas y niños hasta los seis años, ordenándose en dos ciclos: el primero, hasta los tres años, y el segundo, hasta los seis. Las administraciones han de garantizar una oferta suficiente de plazas para que este segundo ciclo sea gratuito.

Su finalidad es contribuir al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los niños y las niñas. “En esta etapa educativa se sientan las bases para el desarrollo personal y social y se integran aprendizajes que están en la base del posterior desarrollo de competencias que se consideran básicas para todo el alumnado”.

La evaluación se caracteriza por ser formativa: se trata de identificar los aprendizajes adquiridos y valorar el desarrollo alcanzado, de modo que puedan orientar la acción educativa. Para el segundo ciclo, se especifica que la evaluación será “global, continua y formativa”, con la observación directa y sistemática como técnica principal.

Objetivos:

objetivos.JPG

a) Conocer su propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias.
b) Observar y explorar su entorno familiar, natural y social.
c) Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales.
d) Desarrollar sus capacidades afectivas.
e) Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos.
f) Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.
g) Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en la lecto-escritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo.

Áreas:

Las administraciones educativas determinarán los contenidos del primer ciclo, estableciéndose enseñanzas mínimas únicamente para el segundo ciclo de la etapa. Los aprendizajes se organizan en tres áreas, con objetivos, contenidos y criterios de evaluación específicos:

  1. Conocimiento de sí mismo y autonomía personal. El cuerpo y la propia imagen. Juego y movimiento. La actividad y la vida cotidiana. El cuidado personal y la salud.
  2. Conocimiento del entorno. Medio físico: Elementos, relaciones y medida. Acercamiento a la naturaleza. Cultura y vida en sociedad.
  3. Lenguajes: Comunicación y representación. Lenguaje verbal. Lenguaje audiovisual y tecnologías de la información y la comunicación. Lenguaje artístico. Lenguaje corporal.

No obstante, la etapa tiene carácter globalizador, de modo que los contenidos de cada área no pueden abordarse de modo desagregado. Así, las áreas se definen como ámbitos de actuación, espacio de aprendizaje que contribuirá “al desarrollo de niñas y niños y propiciarán su aproximación a la interpretación del mundo, otorgándole significado y facilitando su participación activa en él”.

Se debe fomentar también una primera aproximación a la lengua extranjera, especialmente en el último año de la etapa, así como “experiencias de iniciación temprana en habilidades numéricas básicas, en las tecnologías de la información y la comunicación y
en la expresión visual y musical”.

Metodologías:

Los métodos de trabajo en ambos ciclos se basarán en las experiencias, las actividades y el juego y se aplicarán en un ambiente de afecto y confianza, para potenciar su autoestima e integración social.

Respecto al conocimiento de sí mismo y la autonomía personal, se destaca el juego como estrategia didáctica.

En el área de conocimiento del entorno, se destaca la observación, exploración y análisis. “Para conocer y comprender cómo funciona la realidad, el niño indaga sobre el comportamiento y las propiedades de objetos y materias presentes en su entorno: actúa y establece relaciones con los elementos del medio físico, explora e identifica dichos elementos, reconoce las sensaciones que producen, se anticipa a los efectos de sus acciones sobre ellos, detecta semejanzas y diferencias, compara, ordena, cuantifica, pasando así de la manipulación a la representación, origen de las incipientes habilidades lógico matemáticas”.

Por último, el área de lenguaje presenta como contenido de aprendizaje multitud de recursos óptimos para esta etapa: cuentos, relatos, leyendas, poesías, rimas, adivinanzas, dramatización de textos literarios, uso canciones, juegos musicales, danzas, etc.

Desde este área, se inicia además en el uso de la biblioteca de aula o de centro, instrumentos tecnológicos como ordenador, cámara o reproductores de sonido e imagen, como elementos de comunicación; se acercan reproducciones audiovisuales como películas, dibujos animados o videojuegos, así como obras plásticas presentes en el entorno; y la participación en actividades de dramatización, danzas, juego simbólico -individual o compartido- y otros juegos de expresión corporal.

Deja un comentario