Portal Paula

Currículo por competencias

En España, las competencias educativas están transferidas a las comunidades autónomas, que actúan como administración educativa. Entre otras funciones, cada comunidad establece un currículo propio basado en la legislación que establece el gobierno estatal, que incluye la regulación de unas enseñanzas mínimas[1] comunes a todas las comunidades autónomas. A partir de este currículo reglado, los centros educativos desarrollan y completan el currículo, en base al principio de autonomía pedagógica, de organización y de gestión que les garantiza la legislación, dando lugar al Proyecto Educativo de Centro (segundo nivel de concreción del currículo) y, desde éste, a la Programación de Aula (tercer nivel de concreción).

El currículo se define como el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada etapa educativa. La inclusión de competencias entre los elementos del currículo parte de directrices de la OCDE y recomendaciones de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, organizaciones internacionales de las que forma parte el Estado.

La competencia se define como “una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto”[2]. En el marco curricular, el enfoque por competencias supone convertir en requisito la funcionalidad y transferencia de los aprendizajes: su aplicabilidad para “su realización personal, el ejercicio de la ciudadanía activa, la incorporación a la vida adulta de manera satisfactoria y el desarrollo de un aprendizaje permanente”[3]. La legislación de Castilla-La Mancha es muy contundente al respecto: “El alumnado es competente cuando es capaz de utilizar los conceptos, habilidades y actitudes para resolver, producir o transformar la realidad”[4].

El currículo de educación infantil se orienta por las capacidades que permitirán el desarrollo (en Primaria) y consecución (en Secundaria Obligatoria) de las competencias básicas. En la etapa de bachillerato, la legislación estatal no ha llegado a formular un currículo por competencias, organizándose los saberes únicamente por disciplinas. No obstante, son varias las administraciones educativas (Castilla-La Mancha, Cataluña, País Vasco) que, siguiendo las directrices internacionales y en coherencia con la etapa universitaria, han desarrollado el currículo por competencias para bachillerato. En cualquier caso, se parte de la premisa que las competencias básicas han sido alcanzadas durante las etapas obligatorias.

En base a las enseñanzas mínimas, estas competencias básicas son ocho[5]:

  1. Competencia en comunicación lingüística
  2. Competencia cultural y artística
  3. Competencia matemática
  4. Tratamiento de la información y competencia digital
  5. Competencia para aprender a aprender
  6. Autonomía e iniciativa personal
  7. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
  8. Competencia social y ciudadana

 


[1] Las enseñanzas mínimas han de ocupar un 65% del horario escolar. En el caso de comunidades con lengua cooficial, este porcentaje se reduce al 55%. Según la legislación educativa, su finalidad es “asegurar una formación común a todos los alumnos y alumnas dentro del sistema educativo español y garantizar la validez de los titulos correspondientes” (Real Decreto 1467/2007, p.45381)

[2] Europa. Recomendación 2006/962/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente. Diario Oficial L 394, 30 de diciembre de 2006 [en línea].

[3] España. REAL DECRETO 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación primaria. Boletín oficial del Estado, 8 de diciembre de 2006, núm. 293, p.43053.

[4] Castilla-La Mancha. Decreto 85/2008, de 17 de junio, por el que se establece y ordena el currículo del bachillerato en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha [en línea].

[5] Cada comunidad ha revisado esta formulación: Castilla-La Mancha añade una novena (la competencia emocional), Cataluña amplía la primera a comunicativa lingüística y audiovisual, etc. Cataluña califica las dos primeras de comunicativas, las tres siguientes metodológicas, la sexta representa la competencia personal y las dos últimas suponen competencia para convivir y habitar el mundo.

Deja un comentario