Portal Paula

Actividades de divulgación

A lo largo del año se organizan multitud de actividades de sensibilización y divulgación en los municipios: charlas, conferencias, mesas redondas, jornadas…

Estas actividades son convocadas por entidades y organismos implicados en la protección y defensa de los derechos humanos, por lo que son un recurso para identificar posibles fuentes de información para la investigación.

Al inicio del trabajo, participar en alguna de estas actividades puede inspirar objetivos de investigación.

Asimismo, estas actividades son una buena oportunidad para entrar en contacto con personas expertas en la cuestión investigada, ya sea porque también la investigan o porque la han vivido en primera persona: personas voluntarias, afectadas, familiares, profesionales…

Los actos suelen incluir un turno abierto a preguntas y comentarios del público. Este turno de palabra puede aprovecharse para plantear preguntas sobre los temas tratados en la charla, que a la vez permitan aclarar dudas sobre el marco teórico o sobre la interpretación que se ha hecho de los datos analizados.

Igualmente, estas actividades pueden contribuir a la recogida de datos para la investigación.

Para ello:

  1. Conviene pedir autorización a la entidad organizadora de la actividad, como anfitriona de las personas expertas. Esta autorización puede gestionarse por correo electrónico días antes de la actividad o, si ello no ha sido posible, el mismo día, llegando antes de que la actividad empiece.
  2. Después, hay que recoger el consentimiento informado de las personas que se grabarán.
  3. Con los pertinentes consentimientos y autorizaciones, se puede proceder a la grabación de la actividad para, posteriormente, transcribir aquellos fragmentos que proporcionen datos sobre la cuestión investigada. En el turno de intervenciones del público, se puede plantear alguna pregunta que amplíe esta recogida de datos.
  4. En ocasiones, es posible acercarse a las personas expertas al final de la actividad para realizarles entrevistas personales. En este caso, la entrevista se articula alrededor de 3-5 cuestiones para que no ocupe más de unos 5 minutos, considerando que esta persona tendrá otros compromisos.

En caso de que no se obtenga la autorización de la entidad o el consentimiento de las personas, siempre se puede hacer un relato escrito de la actividad, incluyendo la respuesta obtenida a las preguntas que se hayan podido plantear en el turno de intervenciones del público.

Finalmente, se realizará un análisis de contenido, ya sea de la transcripción de la entrevista, de la transcripción de fragmentos de la grabación de la actividad -los que proporcionen datos pertinentes para la investigación- o bien del propio relato.

El relato de la actividad se incluiría en los anexos del trabajo; mientras que la grabación y la transcripción (de la actividad o de las entrevistas) es material del investigador/a que no es necesario entregar al centro.

Agendas de interés para investigaciones con enfoque de derechos humanos (Cataluña):

left right