Portal Paula

Dinámica de autoevaluación

Para la grabación del vídeo Investigar educa en ciudadanía: La voz de estudiantes, se llevó a cabo un encuentro de 2 horas con estudiantes de bachillerato, para reflexionar sobre cómo había contribuido la investigación a su formación en ciudadanía global. La dinámica de la sesión puede servir como actividad de autoevaluación y ejercicio de metacognición (toma de conciencia sobre el propio proceso de aprendizaje).

Para la conducción de la dinámica se empleó esta presentación de diapositivas.

1. Presentación de la propia investigación y asociación de palabras

  • Antes del encuentro, cada estudiante elabora un póster de su investigación, que informa gráficamente del título, objetivo, metodología y resultados principales. Los posters se cuelgan en la pared.
  • Cada estudiante escoge las palabras que tienen relación con su investigación y las cuelga alrededor de su póster.
  • Por turnos, frente a su póster, cada estudiante presenta su investigación y explica por qué ha elegido esas palabras.

2. Barómetro de aprendizajes

En una pantalla se proyectan, una a una, distintas afirmaciones sobre los aprendizajes que ha podido aportar el trabajo de investigación.

Los y las estudiantes se ponen en fila, uno detrás de otro, en el centro del aula, mirando a la presentación que se está proyectando.

Se proyecta y lee en voz alta uno de los enunciados y, desde la fila central que han formado, cada estudiante se desplaza lateralmente, hacia la izquierda o hacia la derecha, según si está de acuerdo o en desacuerdo con lo que se plantea. En relación con la fila central, se moverán más o menos hacia los extremos según el grado de acuerdo o de desacuerdo con la afirmación. Las paredes laterales de la sala indican un grado extremo de acuerdo/desacuerdo.

Una vez elegida su posición, cada estudiante explica por qué se ha colocado allí. La persona que facilita la actividad puede introducir preguntas para clarificar, ampliar o profundizar en la valoración del alumnado, pero sin juzgar ni su posicionamiento ni sus argumentos.

Antes de proyectar la siguiente afirmación, los y las estudiantes volverán a colocarse en fila en el centro del aula.

3. ¿Qué le dirías a futuros estudiantes? Investigar es…

Cada estudiante sostiene una madeja de hilo de diferente color. Sin un orden concreto, cada persona expresa en voz alta qué le diría a futuros estudiantes investigadores, completando la frase “Investigar es…”. Las personas que están de acuerdo con esa frase recogen la madeja, pasando a sostener parte de su hilo.

Cada estudiante realiza tantas aportaciones como considere oportuno y sostiene los hilos de todas las afirmaciones que comparte. Se le va dando forma, así, a la gran cantidad de aprendizajes compartidos con el resto del grupo desde experiencias de investigación diversas.


Respeto

A lo largo de toda la actividad es importante mantener un clima de confianza en el que cada estudiante pueda expresarse sin sentirse juzgado/a. Las intervenciones de la persona que facilita la actividad son para exponer consignas (dejando que sean interpretadas por el grupo) e introducir preguntas que clarifiquen, amplíen o profundicen en la valoración del alumnado, desde el respeto a sus opiniones.

Grupos reducidos

Ésta es una dinámica adecuada para grupos reducidos de un máximo de 10 personas. Por ejemplo, puede programarse como actividad en la última sesión de tutoría por parte de un/a docente que haya acompañado 5 trabajos de investigación individuales.

En 4º de ESO, frecuentemente se organiza la clase en equipos de trabajo que desarrollan diferentes proyectos de investigación en pequeño grupo, En este caso, puede proponerse a cada equipo de trabajo que consensue su posicionamiento sobre cada afirmación y sean personas diferentes del grupo quienes hagan de portavoz para cada enunciado del barómetro.

También puede optarse por reducir el número de afirmaciones del barómetro. De hecho, convendría que los enunciados del barómetro correspondiesen a los criterios de evaluación del centro, en los que se han integrado las capacidades necesarias para el ejercicio de la ciudadanía global.

Actividad diagnóstica del centro

Como actividad de evaluación final, las reflexiones del alumnado resultan muy interesantes para identificar necesidades de mejora o incidencia educativa del centro.

Para el ejercicio de presentación, los aprendizajes se imprimen en cartulinas de diferentes colores (según la forma de la hoja) que los diferencian en función de si se refieren al ámbito cognitivo, socioafectivo o conductual. Al final de la actividad puede hacerse una foto del resultado (las hojas elegidas por el alumnado) para observar y reflexionar sobre qué tipo de aprendizajes está promoviendo el trabajo de investigación.

Durante la actividad, el grupo no recibe muchas explicaciones, más allá de los enunciados que aparecen en las diapositivas (consignas). La interpretación que el alumnado haga sobre cada término y cada afirmación puede ser muy diferente. ¿Difiere en exceso del aprendizaje pretendido por el centro? ¿Emergen contravalores o nociones equivocadas sobre los conceptos? Estas divergencias entre lo que se pretendía y lo que se ha logrado ayudan a identificar elementos de mejora en la acción tutorial. También pueden ser la base de futuros proyectos educativos.