Portal Paula

Agua y cultura

El vertiginoso crecimiento de las sociedades más desarrolladas en un mundo globalizado ha llevado a un abuso, en todos los sentidos, de este recurso básico e imprescindible para la vida, el agua. La sostenibilidad del planeta y la justicia geopolítica reclaman una nueva cultura del agua.

Como educadores debemos hacer todo el posible por favorecer este cambio cultural con unos objetivos básicos:

  • Cultivar una visión holística e integradora para conservar los ecosistemas.
  • Sensibilizar sobre la necesidad de una gestión equitativa que contemple el derecho al agua.
  • Potenciar el sentido de corresponsabilidad para llegar a un consumo más responsable.

Cuando el cambio no viene motivado por la necesidad inmediata, no es fácil y requiere reflexión. La cultura nos permite reflexionar sobre la relación que en cada momento y cada lugar las personas tenemos con nuestro entorno, en este caso, con el agua. Detrás de esta relación se esconden unos determinados valores, consideraciones o intereses; averiguarlo nos permitirá razonar el cambio.

Las tradiciones, los valores sociales y las formas de vida nos dicen mucho sobre cómo, las diferentes poblaciones o sociedades perciben y gestionan los recursos hídricos.

¿Cuál es nuestra cultura con referencia al agua? ¿Cómo ha cambiado? ¿Quien o qué la ha cambiado? ¿Por qué se plantea un nuevo cambio? ¿Qué queremos? ¿Cómo se cambia? ¿Qué papel tiene la educación? ¿Qué es necesario hacer? … son preguntas que pueden motivar y orientar la reflexión.

Es conveniente que a lo largo de la escolaridad, en los diferentes ciclos y de acuerdo con la edad del alumnado, el profesorado vaya planteando actividades que permitan esta reflexión y en este sentido hacemos algunas propuestas:

Educación Infantil

Educación Primaria

Educación Secundaria


Otras propuestas para el aula

Deja un comentario

 

La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

El Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas incluye, en su meta 4.7, como propósito de aquí a 2030:

Garantizar que todo el alumnado adquiera los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y noviolencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.

Nuestros gobiernos han suscrito este acuerdo internacional y, por lo tanto, se comprometen a darle cumplimiento.