Portal Paula

Itinerarios de vida

Propuesta dirigida al ciclo superior de primaria y orientada a entender, desde la proximidad del alumnado, que las migraciones no son un fenómeno nuevo, sino que los desplazamientos de personas se han producido a lo largo de la historia con diferentes itinerarios vinculados a situaciones y necesidades concretas.

A menudo se identifica inmigración con personas que tienen determinadas características personales dando un significado restringido y peyorativo a la palabra y estigmatizando colectivos enteros. Hecho que, sin duda, no favorece la convivencia.

Propuesta de trabajo

ObjetivosDescripción de la actividadProcesoTemporizaciónConexión con las áreas curricularesEvaluación

Visualizar diferentes movimientos migratorios que nos permitan trabajar un significado amplio del término migración.

Cultivar un sentimiento de identidad compartida que favorezca la convivencia y la solidaridad.

En una primera parte de la actividad se propone que el alumnado refleje en un mapa los diferentes itinerarios de vida ocurridos en una de sus líneas genealógicas. En la segunda parte, se propone una actividad conjunta donde todo el alumnado compartirá su itinerario más largo con el resto de la clase. La intención es dar pie a hablar sobre diferentes movimientos migratorios. En este sentido, tendremos en cuenta cuatro variantes:

  • Época
  • Origen y destino.
  • Distancia (intervalo de lugar)
  • Causa que ha motivado o provocado la migración

 

Se puede introducir la actividad haciendo referencia al propio concepto de migrar, reflexionando sobre su significado y sobre si se trata de un fenómeno nuevo que nos es ajeno o si lo podríamos relacionar con nuestra propia historia.

Se pide al alumnado que, en su casa, investigue sus orígenes para obtener la siguiente información: dónde nacieron los padres, los abuelos y ellos mismos; dónde viven ahora, qué migraciones han hecho y los motivos para cambiar de pueblo, ciudad, país… También habrán de decidir, con la familia, qué línea genealógica deciden trabajar, para concretar itinerarios de vida de familiares y compartir, con el resto de la clase, los más largos (en referencia a la población desde la que se está llevando a cabo la actividad).

Con toda esta información, en el aula e individualmente, se realizarán los ejercicios de la unidad Línea genealógica.

Esta unidad contiene un árbol genealógico mudo muy sencillo y abierto con la intención que tengan cabida los diferentes modelos de familia. Pensamos que con las indicaciones que se hacen no es imprescindible comentarlo pero, por otra parte, puede ser una buena oportunidad para detenerse a hablar de los distintos modelos.

Para poder realizar el ejercicio 3 de la unidad, hará falta facilitarles un mapamundi mudo que pueden comprar o se les puede dar impreso.

Mapamundi mudo para imprimir

Para la puesta en común, se colgará un mapamundi grande en el aula y cada alumno/a dibujará, con una flecha que indique origen y destino, el itinerario de vida más largo trabajado en su unidad “Línea genealógica”. Se utilizarán rotuladores de diferentes colores según la época en que se ha realizado, como por ejemplo:

  • Reciente (los últimos 10 años)
  • No tan reciente (de 10 a 30 años atrás)
  • Lejana (de 30 a 50 años atrás)
  • Más lejana (a partir de 50 años)

(Para proteger el mapamundi se sugiere sobreponerle un plástico o papel de seda i dibujar encima los itinerarios.)

A medida que se va completando el mapa, se van apuntando en un listado las causas que motivaron o provocaron la migración: por amor, por la guerra, para trabajar, para estudiar, por la familia, por salud, por inquietudes personales –buscando aventura-…

Seguidamente, se trabajará el listado con todo el grupo-clase para que queden bien definidas todas las posibilidades que han surgido sin repetir ninguna.

Por cada motivo del listado, se pensará y dibujará un símbolo que lo represente. También se puede proponer que, de una galería de símbolos, escojan los más adecuados y los impriman, recorten…

Finalmente, el alumnado enganchará, en el mapamundi compartido, el símbolo que corresponda al itinerario que haya dibujado. De forma que cada itinerario de vida quedará definido por la época, origen y destino, distancia y causas.

Como actividad de cierre y visualizando el trabajo hecho, se pueden hacer diferentes reflexiones sobre los itinerarios comparando los que realizaron abuelos, padres y los propios alumnos: ¿Qué similitudes y diferencias se encuentran en cada época? ¿Son similares o diferentes según la región de procedencia de las familias? ¿Qué causas comunes encontramos en las historias de los abuelos y abuelas y las migraciones actuales? ¿Qué diferencias?…

Los datos obtenidos pueden dar pie a hablar sobre si lo que hemos trabajado en el aula es un pequeño reflejo de la sociedad a nivel general, sobre las migraciones de personas dentro de los países, entre países, continentes; otros motivos; las posibles consecuencias, medidas para la convivencia…

Para finalizar la actividad, podemos buscar un título al mapamundi y dejarlo expuesto en el aula.

Por el hecho de plantear trabajo en casa, trabajo individual y trabajo colectivo, la propuesta requiere una dedicación discontinua que se puede organizar de diferentes maneras según la metodología de trabajo. Estimamos pero, unas dos horas de dedicación.

La propuesta integra aprendizajes sobre el espacio geográfico mundial, los movimientos migratorios y la globalización, desde una perspectiva histórica, utilizando itinerarios de vida familiares como fuente de información y estableciendo relaciones entre ellos como dinámica principal de aprendizaje.

Tiene relación con diferentes áreas y muy especialmente con dos:

  • Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural atendiendo a la valoración de la propia historia personal y colectiva para la comprensión del pasado y del presente y la construcción del futuro.
  • Educación para la Ciudadanía y Derechos Humanos atendiendo a la conciencia de pertenencia a una ciudadanía global.

Así, desde un sentimiento de identidad compartida, permite avanzar en el desarrollo de la competencia social y ciudadana.

Puede integrar diferentes aprendizajes dependiendo de las características que tengan los itinerarios de vida del alumnado, posibilitando hacer más incidencia en unos u otros:

Con la elaboración o elección de símbolos, se entra en el área de Educación artística Visual y Plástica puesto que esta actividad requiere trabajar las posibilitados de identificación que pueden sugerir determinadas imágenes y la apreciación de la influencia de la experiencia cultural de cada cual en la reacción ante una misma imagen.

En la actividad final de relación e interpretación de datos, y exposición de conclusiones, se ponen en juego el lenguaje matemático y el habla.

Para la evaluación por parte del profesorado, proponemos la evaluación específica de cada alumno/a a partir de la parrilla imprimible que se encontrará a continuación y que nos proporcionará elementos para optimizar la práctica educativa de cara a futuras intervenciones.

En la parrilla, los criterios de evaluación se organizan por competencias, puesto que estas se deben desarrollar de forma continuada a lo largo de la educación obligatoria. La evaluación que se propone, contribuye a identificar los objetivos de aprendizaje en los qué hace falta hacer más incidencia o reforzar su aprendizaje en cada momento.

Si se considera necesario, se puede reducir el tiempo de evaluación reduciendo el número de criterios de la parrilla, priorizando aquellos que más se identifican con los objetivos específicos por los cuales la actividad ha sido desarrollada en el grupo.

Una evaluación continuada permitirá valorar el aprendizaje y evolución del proceso de las actitudes y conductas expresadas a nivel individual y grupal, la más interesante. Un instrumento muy útil será la observación directa.

También facilitamos una Tabla de autoevaluación

En esta, el color de las celdas señala la competencia a la que corresponde cada criterio: violeta (competencia comunicativa), naranja (competencia social y ciudadana), verde (autonomía y iniciativa personal), amarilla (artística y cultural) y azul (aprender a aprender).

Las opciones de respuesta en cada criterio son “Sí”, “No” y “A veces”. El alumnado ha de intentar evitar esta última respuesta y hacer un esfuerzo para valorar si en general está de acuerdo (Sí) o en desacuerdo (No) con el enunciado.

Es preciso indicarles que la autoevaluación se dirige únicamente a que sean conscientes de su propio proceso de aprendizaje, de sus avances y dificultades, y que los resultados no se traducen en una calificación por parte del profesorado.

Desde esta premisa, una vez hayan completado la tabla, pueden obtener una puntuación orientativa sobre su grado de aprendizaje actual, si sumen 1 punto por cada respuesta “No”, 2 puntos por cada respuesta “A veces” y 3 puntos por cada respuesta “Sí”. Lo óptimo sería que hubieran alcanzado los 50 puntos.



Otras propuestas para el aula

Deja un comentario