Portal Paula

Competencias

El desaprendizaje de estereotipos y prejuicios, pone en juego un conjunto de competencias básicas, tanto de tipo transversales como específicas. Entre las transversales destacamos la autonomía como competencia que permitirá que el alumnado se sitúe en su entorno para averiguar qué realidad se construye y cómo le afecta y la iniciativa personal como competencia que le ayudará a afrontar el cambio.

Desaprender también significa analizar una determinada construcción y construir un nuevo conocimiento y, en este sentido, la competencia lingüística acontecerá una herramienta clave del conocimiento.

Este avance en la competencia personal y de aprender a aprender permitirá avanzar en la competencia específica social y ciudadana.

La propuesta, en su conjunto, refuerza las siguientes áreas curriculares: Ámbito de lenguas, Conocimiento del medio, Educación visual y Educación para la ciudadanía.

En los siguientes enlaces hay información sobre los aprendizajes que se pueden trabajar en cada una de estas áreas. En función de las necesidades del grupo, cada docente podrá identificar los contenidos de aprendizaje específicos que más le interese trabajar y adaptar la actividad para hacer más incidencia en uno u otro contenido.

Compartir...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

La Agenda 2030 de la ONU incluye, entre sus metas, la Educación para la Ciudadanía Global.

El Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas incluye, en su meta 4.7, como propósito de aquí a 2030:

Garantizar que todo el alumnado adquiera los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y noviolencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.

Nuestros gobiernos han suscrito este acuerdo internacional y, por lo tanto, se comprometen a darle cumplimiento.